Páginas

23 junio 2011

Recomendaciones: Hoy... Lecturas I

Buenas, flores de loto!


Siguiendo en la línea de querer recomendar cositas que me han gustado o me han ido/sentado bien, esta vez quiero hablaros de un libro. No es muy extenso ni os ocupará mucho tiempo, pero es una lectura que me gusta releer de vez en cuando.

El principito, de Antoine de Saint-Exupéry

Trata sobre un aviador que tiene un problema con su avioneta y aterriza en el desierto, donde encuentra a un pequeño niño muy curioso que no para de hacerle preguntas...
El niño empieza a contarle sus vivencias antes de llegar a la Tierra, porque vive en un planeta pequeñito, pero se pelea con una flor que convive con él y decide salir a ver "mundos".


Es un libro corto, rápido de leer, pero muy intenso. El libro en cuestión trata temas como el amor y la amistad y es una manera genial de enseñar mediante fábulas a los más pequeños de la casa. Yo lo leí por primera vez a los 13 años y a partir de ahí intento leerlo almenos una vez al año, siempre me descubre algo nuevo en la historia, una vuelta de tuerca de los personajes o algún detalle desconocido sobre mí...

Os dejo con una conversación entre el Principito y un zorro que se encuentra:

- Los hombres – dijo el zorro – tienen fusiles y cazan. ¡Es bien molesto! También crían gallinas. Es su único interés. ¿Buscas gallinas?

- No – dijo el principito. – Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"?

- Es algo demasiado olvidado – dijo el zorro. – Significa "crear lazos..."

- ¿Crear lazos?

- Claro – dijo el zorro. – Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para ti único en el mundo...

- Comienzo a entender - dijo el principito. – Hay una flor... creo que me ha domesticado...

- Es posible – dijo el zorro. – En la Tierra se ven todo tipo de cosas...

- ¡Oh! No es en la Tierra – dijo el principito.

El zorro pareció muy intrigado:

- ¿En otro planeta?

- Sí.

- ¿Hay cazadores en aquel planeta?

- No.

- ¡Eso es interesante! ¿Y gallinas?

- No.

- Nada es perfecto – suspiró el zorro.

Pero el zorro volvió a su idea:

- Mi vida es monótona. Yo cazo gallinas, los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen, y todos los hombres se parecen. Me aburro, pues, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida resultará como iluminada. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los demás. Los otros pasos me hacen volver bajo tierra. Los tuyos me llamarán fuera de la madriguera, como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves, allá lejos, los campos de trigo? Yo no como pan. El trigo para mí es inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada. ¡Y eso es triste! Pero tú tienes cabellos color de oro. ¡Entonces será maravilloso cuando me hayas domesticado! El trigo, que es dorado, me hará recordarte. Y me agradará el ruido del viento en el trigo...



Lipgloss para todas!

3 comentarios:

The Twisted Cool Rocker dijo...

Pobre Principito, le cogí una manía de pequeña que no te puedes ni imaginar. Es más, me regaló mi tío el libro, y no sé ni dónde está.

Nunca me lo llegué a terminar. Pero me alegro que a ti te haya molado.

KiSSeS!!!^^

Adriana dijo...

En su momento, hice un examen oral en francés sobre este libro cuando hice la "selectividad" (entre comillas porque no era exactamente la selectividad) y lo pasé fatal, pero es un libro precioso... a la par que surrealista, no nos vamos a engañar, jajaja...

He leído tu comentario sobre lo de que no te ves sin la raya del ojo ;) Lo he entendido perfectamente. Yo también me veo más favorecida con raya (y rabillo, a ser posible), pero un buen truqui, para mí, es delinear por dentro, pero por abajo y por arriba, no sólo abajo. De esa manera engrosas ópticamente la línea de pestañas.
Si no lo haces ya, te diré que hace un poco de cosquillas, pero enseguida te acostumbras. Yo ya lo hago con los ojos cerrados (metafóricamente hablando, claro, jaja). Eso y marcar las pestañas todo lo que puedas ayudan mucho. Lo que en mi caso, las mías no dan para más :S

¡Besos! ^^

Cosuki Naru dijo...

Un libro precioso que todo el mundo debería leer. Nosotros tenemos el zorrito de peluche al lado de una hello kitty disfrazada del monstruo de las galletas y de un cthulu lovecraftiano :)
Besosss